VUELTA AL COLE, CAMINO SEGURO

Young girl with her scooter will go on the crosswalk

La vuelta al “cole” supone una responsabilidad más para los padres vigilantes de que sus hijos lleguen seguros al colegio y luego al hogar. Cuando hablamos de seguridad nos referimos a la vial contemplando los peligros que conlleva cruzar una calzada sin mirar, saltando o jugando. Si todavía son muy pequeños los padres pueden velar para que no ocurra nada. Pero una vez que crecen es importante fomentar su autonomía para que vayan solos en sus trayectos cotidianos. La edad media en la que los niños comienzan a ir solos al colegio en España es a los 9’4 años. Su independencia favorece el aprendizaje de la autonomía vial así como su desarrollo psicomotor y psicosocial.Hasta llegar a este punto los padres deben tener en cuenta que el ejemplo comienza en casa y deben transmitir una buena educación también en valores viales.

Acorde al contexto la Dirección General de Trafico acaba de lanzar un nuevo proyecto de Camino Seguro  con el fin de que “los niños se desplacen de manera autónoma y segura”, apostando por una movilidad saludable, sostenible y segura.

Empezando desde la actuación previa se pretende hacer seguro y atractivo el camino de casa al colegio recuperando necesarios espacios para la infancia y hacer habitables nuestras calles. En este sentido se analizarán las necesidades de movilidad de los niños con el objeto de crear unas condiciones adecuadas para sus desplazamientos cotidianos.

Entre los objetivos que se persiguen:

  • Crear una red de itinerarios seguros para que los niños se desplacen caminando o en bicicleta.
  • Reducir el número de vehículos privados que trasladan a los menores hasta el colegio.
  • Promover el caminar como un hábito saludable para luchar contra el colesterol, obesidad etc.

En caso de que los niños requieran por motivos diferentes caminar en compañía las acciones de este proyecto engloban sistemas de acompañamiento de los menores, jornadas para llegar caminando o en bicicleta y encuentros para las familias.

La responsabilidad no se limita al ámbito privado sino que también la administración pública se hace partícipe situando a la infancia como eje transversal de las intervenciones públicas. También los centros educativos que deben colaborar con el ayuntamiento y asumir un papel activo en la mejora del barrio.

Incluso la tecnología puede servirnos de ayuda gracias a aplicaciones como App Attitudes Ruta Segura que pretende educar a los niños de una manera divertida y responsable para que conozcan la ruta más segura entre la escuela y su casa.

Mediante un sistema de geolocalización la app envía una notificación a los padres al empezar y acabar la ruta. Su último objetivo es que los padres se sientan confiados en estos desplazamientos.

Leave a Reply