El Think Tank Movilidad reclama una revisión del etiquetado de vehículos de la DGT

El Think Tank Movilidad de la Fundación Corell aboga por una revisión del actual etiquetado de los vehículos, basado en mediciones reales, que tengan en cuenta todo tipo de emisiones y no únicamente las emisiones de NOx.

Según un estudio realizado por OPUS-RSE, las emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno), de los vehículos ECO y CERO son las más bajas, puesto que emiten, aproximadamente, un 68% menos que los vehículos con etiqueta C. Sin embargo, los vehículos híbridos con etiqueta CERO emiten diez veces más HC (hidrocarburos no quemados) y los ECO más del doble de PM (material particulado), que los vehículos C. Por su parte, las emisiones de CO (monóxido de carbono) son similares en los vehículos con estos tres tipos de etiquetas.

Estas conclusiones se han basado en 300.000 mediciones reales realizadas en Madrid entre noviembre de 2018 y enero de 2020, analizando las emisiones de partículas nocivas y gases contaminantes de todo tipo de vehículos de combustión, que circulan por 14 vías diferentes en la capital. La tecnología aplicada, llamada ‘Remote Sensing Device’ permite mediar a distancia las emisiones de los vehículos, dentro de la acreditación ISO 17025 de laboratorio. Del total de vehículos testados un 85% fueron turismos, un 13% furgonetas y el resto, vehículos pesados y motocicletas.

Las mediciones realizadas por OPUS-RSE concluyen que el carburante empleado por la flota que circula en Madrid es mayoritariamente diésel (69,8%). Un 33,2% de los vehículos analizados están sujetos a la reciente Norma Euro 6. El análisis se realizó en todo tipo de pavimentos y con las más variadas condiciones de velocidad, aceleración y temperaturas ambientales. Según los datos recogidos, la edad media de la flota de Madrid es de 8 años y la distribución de los vehículos medidos, según el sistema de etiquetado de la DGT es:

  • Vehículos sin etiqueta: 15%
  • Vehículos con etiqueta B: 42%
  • Vehículos con etiqueta C: 38%
  • Vehículos con etiqueta ECO: 4,86%
  • Vehículos con etiqueta CERO: 0,14%

Por otro lado, el estudio concluye que las emisiones de NOx de los vehículos sin etiqueta (matriculados antes de enero de 2001), son unos 500% más elevadas que los de etiqueta C. En HC emiten un 4.400% más, un 3.600% más en PM y un 35% más en CO.

Los resultados del estudio también hacen plantear hasta qué punto las ITV´s en las que los vehículos deben pasar revisiones están capacitadas y dotadas de los medios apropiados para medir con precisión las emisiones reales de los vehículos. Según los responsables del TTMovilidad: “Contar con un sistema fiable de mediciones es fundamental a la hora de evaluar la evolución de los resultados de las medidas tomadas en el largo camino hacia 2050 y sus etapas intermedias”.