¿Qué es la hipnosis de la carretera?

Si cuando has  llegado a casa después de un viaje no recuerdas los detalles del mismo, es probable que hayas  sufrido el fenómeno denominado hipnosis de la carretera.

La hipnosis de la carretera ocurre cuando la atención está ocupada con otras cosas además de conducir. Puede ser una canción en la radio, un recuerdo de algo que sucedió en el trabajo  o cualquier otra cosa en la que te absorbas mientras conduces. Lo que es fascinante es lo que revela la hipnosis de la carretera sobre la capacidad de nuestra mente para centrar la atención internamente en nuestros pensamientos y, al mismo tiempo, mantener una conciencia externa de las condiciones de conducción para seguir conduciendo.

El término ‘hipnosis de la carretera’ fue acuñado  por G. W. Williams en 1963. Una persona que ha caído en la hipnosis de la carretera está experimentando una actividad cerebral más lenta, lo que significa que las diferentes partes del cerebro no se comunican entre sí con tanta frecuencia como cuando la persona está completamente consciente. De hecho, es similar a la actividad cerebral de alguien que está dormido, y es más probable que ocurra en un conductor que está cansado.

Entrar en este modo de piloto automático a menudo ocurre en viajes largos por carretera con pocos giros o señales de tráfico. El conductor por lo general no puede reconocer la hipnosis en la carretera hasta que su entorno les estimula de alguna manera: otro automóvil se le cruza o  un bache, por ejemplo.

Se puede evitar la hipnosis en la carretera tomando un descanso cada 90 minutos o, relevándose en la conducción con otro conductor. Escuchar la radio no es suficiente para prevenir este aturdimiento e incluso puede contribuir a ello.