Puesta a punto del coche para las vacaciones

Se acercan las vacaciones de verano y puede que tengas en mente hacer una ruta con el coche, o simplemente un trayecto largo para llegar a tu punto de destino. Se impone la necesidad de hacer una puesta a punto del coche, para evitar que cualquier pequeña avería te amargue las vacaciones.

Estos son los elementos que debes revisar antes de iniciar tu viaje. Si llevas el coche al taller, asegúrate de que lo revisan todo.

Puesta a punto del coche

Neumáticos

Es imprescindible comprobar su estado. Que tengan la presión adecuada -es decir, la que recomienda el fabricante-, que deberás verificar en frío, y que no estén caducados o desgastados, en cuyo caso deberías cambiarlos antes de emprender la ruta. El dibujo de cada neumático debe tener un mínimo de 1,6 mm de profundidad, aunque lo aconsejable es que sean 2,5 mm. Si los tuyos, por ejemplo, tienen un dibujo con una profundidad de 2 mm, no esperes a volver para cambiarlos, ponle ya los nuevos. En cuanto a la huella, no se deben apreciar cortes ni desgaste irregular.

También debes llevar la rueda de repuesto y lo que necesites para cambiarla, en caso de necesidad, y el kit reparapinchazos.

Frenos

Tan importantes como los neumáticos, en caso de tener un accidente. Son los dos elementos principales en la puesta a punto del coche. En el taller deben comprobar los discos y las pastillas y verificar que están en perfectas condiciones. Dependiendo del uso del coche, su peso, del tipo de pastillas que lleve y de tu estilo de conducción, las pastillas se habrán gastado en mayor o menor medida. Por lo general, habrá que sustituirlas a partir de los 25.000 km, sobre todo las delanteras.

Cinturones

Todos los cinturones del vehículo y los anclajes de las sillas infantiles deben funcionar a la perfección. Imprescindible para la seguridad de los ocupantes.

Batería

Imagínate que has parado a hacer un descanso, o que ya van a acabar las vacaciones y te dispones a volver a casa, y el coche no arranca. ¡Menudo problema! Para evitar que pase algo así, la batería debe estar a punto. Se deben comprobar los bornes (que estén bien ajustados y sin óxido), el nivel del líquido (si es necesario, hay que rellenar cada celda) y que no haya fugas.

Líquidos

Además del de la batería, hay que supervisar algunos más en la puesta a punto del coche: el refrigerante, el líquido de frenos y dirección, el del limpiaparabrisas, el aceite del motor… Para mirar si los niveles son correctos, la comprobación se debe realizar con el motor parado y frío y en plano.

Sistema de suspensión

Los componentes del sistema tienen una vida útil de unos 75.000 km. Si has sobrepasado ese límite, pregunta en el taller si debes cambiarlos. ¿Qué te puede hacer pensar que ya no funcionan tan bien cómo deberían? Los síntomas son que aumentan los movimientos en las curvas, que el coche se mueve más con el viento, con la lluvia y al frenar.

Luces

Todas las luces, tanto las de alumbrado como los intermitentes, deben funcionar correctamente, no debes salir con ninguna rota ni fundida. Además, deben estar bien reguladas en altura, para garantizar que realizan su función a la perfección, y limpias, para que la luz se proyecte bien.

También debes llevar luces de recambio, por lo que pudiera pasar, y las herramientas necesarias para poder cambiarlas.

Filtro de aire

Debes mantenerlo limpio por dos motivos: primero, para asegurar la calidad del aire del habitáculo, y segundo, porque cuanto más sucio esté más carburante consumirá. Consulta estos otros trucos para reducir el consumo de combustible.

Climatizador

Imprescindible en verano. En los trayectos cortos, te puedes apañar bajando la ventanilla, pero en los viajes largos, en los que además vas a más velocidad, por la carretera o por la autopista, necesitarás poner el aire acondicionado. Antes de salir, comprueba su funcionamiento y su carga. Para asegurarte de que no vas a sufrir aunque pases de los 30 grados.

Chaleco y triángulos

Comprueba que llevas el chaleco reflectante y los triángulos de señalización o la luz de emergencia. En caso de accidente o de avería, deberás ponerte el chaleco cuando salgas del coche y colocar los triángulos 50 metros antes y después del vehículo.

Limpieza

Si no lo has limpiado antes, que tu primera parada sea en el primer túnel de lavado que haya en el trayecto. El limpiaparabrisas, los cristales y los faros deben estar limpios para contar con unas óptimas condiciones de visibilidad. Si es un viaje largo, cuando llegues a tu destino tendrás la luna delantera llena de bichitos, pero ese es un inevitable del que no te podrás librar.

Soportes para la carga

Si quieres llevarte las bicicletas de la familia, o si el viaje va a ser muy largo y necesitas llevar mucho equipaje, para completar la puesta a punto del coche deberás pedir, si no los tiene ya, que te instalen los soportes adecuados: anclajes para objetos voluminosos, una baca… En todo caso, cuanto menos cargues el coche, mejor, ya que demasiado peso puede perjudicar su buen funcionamiento y, sin duda, aumentará el consumo de combustible.

Documentación y otros

¿No tendrás el permiso de conducir caducado? ¿Y el permiso de circulación? ¿Y la ITV? ¿Y el seguro del coche? ¿Llevas partes amistosos de accidente y el número de asistencia en carretera? Tranquilo, todavía estás a tiempo de realizar las gestiones necesarias para tenerlo todo preparado y al día.

Y, muy importante, revisa este artículo sobre las multas que te pueden poner por conducir según cómo. Para evitar disgustos y que todo sea felicidad y relax estas vacaciones.