¿Por qué en algunos países se debe conducir por la izquierda?

Aunque en la mayor parte del mundo, se conduce por el lado derecho de la carretera, nada menos que 60 países siguen la norma de conducir por la izquierda y por supuesto existe un motivo histórico que lo justifica.

conducir por la izquierda Algunas fuentes citan que la decisión de conducir por el lado izquierdo se remonta a la antigua Roma, ya que los romanos conducían sus carretas y carros con la mano izquierda, para liberar la mano diestra y poder usar el látigo para azuzar a los caballos o utilizar sus armas para defenderse de los ataques enemigos de forma más eficaz, con su mano dominante.

El concepto de mano dominante hace referencia a una mayor habilidad, rendimiento, rapidez, precisión o a una preferencia individual por el uso de una mano determinada (la derecha, diestros; o la izquierda, zurdos). El hecho es que para la mayoría de la población mundial la mano dominante es la derecha, motivo por el que se denomina la mano diestra.

Hasta el año 1700, el tráfico de caballos y carretas era tan escaso que la decisión de conducir por la izquierda o la derecha a menudo variaba según las costumbres locales. El tráfico por la izquierda finalmente se convirtió en ley en Gran Bretaña después de la aprobación de sendas leyes en 1773 y 1835.

En España, en los primeros años del siglo XX, y hasta que se regularizó por ley en 1924, en Barcelona se conducía por la derecha, y en Madrid  lo habitual era conducir por la izquierda.

Una teoría no exenta de polémica sobre el motivo de que en la Europa continental se circule por la derecha es que Napoleón era zurdo y montar a la derecha resultó ser una táctica militar intimidante. Gran Bretaña y Francia influyeron en sus estilos de conducción a sus respectivas colonias. Es ese motivo que muchos antiguos territorios británicos se encuentran entre los países modernos que mantienen la circulación por la izquierda.

En los EE. UU., el tráfico por la derecha se remonta al siglo XVIII. Los vagones de carga eran tirados por tiros de caballos y los conductores montaban en el caballo trasero izquierdo, usando su mano derecha para controlar más fácilmente la conducción. El tráfico se desplazó hacia la derecha para que los conductores pudieran evitar fácilmente las colisiones. Otra gran influencia fue el fabricante de automóviles Henry Ford, que produjo en masa su Modelo T con un volante colocado a la izquierda, lo que requería conducir por el lado derecho de la carretera.

Actualmente, el tráfico por la izquierda sigue siendo la norma en Gran Bretaña y muchas de sus antiguas colonias, así como en Japón, Indonesia, Tailandia. Sin embargo, con el auge del automóvil, muchos países se han inclinado hacia la derecha para encajar con sus vecinos. Canadá abandonó el lado izquierdo de la carretera en la década de 1920 para facilitar el tráfico hacia y desde los Estados Unidos. En algunos casos, la inversión pública ha actuado para reconducir el tráfico en todo un país, como es el caso de Suecia, que 1967, su gobierno, invirtió más de 100 millones de euros en preparar a sus ciudadanos e infraestructuras para conducir por la derecha.