Los animales de compañía también viajan de vacaciones

Los animales de compañía también viajan, aunque ellos no sean conscientes, sus propietarios tienen responsabilidades legales respecto a su seguridad  y al resto de  viajeros acompañan en los coches.

La Dirección General de Tráfico ofrece consejos prácticos a lospropietarios de los animales de compañía para que viajen con todo el confort y la seguridad posible, y cabe destacar:

  • Documentación. El animal debe tener la cartilla sanitaria oficial actualizada y sellada por un veterinario colegiado. En caso de viajar por la Unión Europea habrá que llevar también su Pasaporte para Animales Domésticos. Como siempre, el microchip será igual de útil en caso de pérdida del animal.
  • Viaje tranquilo. Si el perro no está acostumbrado a viajar puede que se ponga nervioso o se maree. Lo mejor para prevenir esta situación es hacer una visita al veterinario antes de irse de viaje, de esta formá se asegurará de que todo esté bien. Algunos expertos recomiendan que el animal ayune mínimo dos horas antes del viaje y darle solamente agua fresca; además, administrarle un antihemético para que no vomite ni se maree.
  • Bien sujeto. La normativa de tráfico dicta que los animales deben estar bien sujetos al vehículo para evitar que interfieran en la conducción. En caso de accidente, un perro suelto multiplica los peligros ya que saldría despedido pudiendo dañarse a él o al resto de pasajeros.
  • Áreas de descanso.  Intentar parar en áreas de descanso habilitadas para perros (si es el caso). Es una buena idea prever estas paradas con antelación, de esta forma un breve paseo para que efectúe sus necesidades y beba agua puede evitar sorpresas desagradables para todos los pasajeros. En el caso de otros animales de compañia, como los gatos esta parada o no va a ser necesaria o la deberemos efectuar en condiciones que permita al animal un respiro al viaje y no actúe como un factor de estrés adicional.
  • Acumular experiencias positivas. Para evitar el rechazo del animal al viaje es una buena idea realizar breves salidas con recompensa antes. El condicionamiento positivo se refuerza con algún premio, como su golosina favorita o un ir a un lugar donde pueda correr y disfrutar de esta actividad junto a sus amos.