Las distracciones siguen siendo la causa de 1 de cada 4 accidentes

Las distracciones en la conducción siguen siendo  la primera causa de los accidentes de tráfico. En 2018 la distracción aparece como factor concurrente en 18.591 accidentes con víctimas, un 26% del total, en los cuales fallecieron 446 personas y otras 1.983 resultaron heridas graves.

Uno de los principales motivos que genera las distracciones del conductor es la utilización del teléfono móvil durante la conducción. Su uso multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente y el riesgo es equiparable a la conducción con exceso de alcohol.

El Proyecto ESRA (Encuesta europea sobre las actitudes de seguridad de los usuarios de la carretera) realizada en 2015 destaca que la mayoría de los encuestados son conscientes de que hablar por teléfono mientras se conduce tiene efectos negativos en la conducción y que eso aumenta el riesgo de sufrir un accidente. Pese a esa alta percepción de riesgo, un gran porcentaje de conductores declara que utiliza el teléfono móvil mientras conduce, tal y como se recoge en el gráfico. Estos porcentajes son particularmente altos entre los conductores hasta los 34 años.

Según los datos que mostramos en el gráfico de la fuente original del informe, los encuestados declaran que:

  • Escuchan música a través de auriculares cuando circulan como peatones. (38%)
  • Escuchan música con auriculares cuando circulan en bicicleta (29%)
  • Hablan por teléfono móvil sosteniéndolo con la mano mientras conducen (38%)
  • Hablan por teléfono móvil en modo manos libres mientras conducen (51%)
  • Leen mensajes de texto mientras conducen (36%)
  • Envían mensajes de texto mientras conducen (27%)

Un conductor que habla mientras conduce…

  • Pierde la capacidad de mantener una velocidad constante.
  • No guarda la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que circula delante.
  • El tiempo de reacción aumenta considerablemente (entre medio a dos segundos, según los reflejos de cada conductor)
  • Según constatan algunos estudios, la peligrosidad de hablar por el móvil mientras se conduce es equiparable a conducir habiendo ingerido bebidas alcohólicas.

OTROS FACTORES QUE PROVOCAN DISTRACCIÓN

  • Fumar y conducir: encender un cigarrillo se tarda una media de 4 segundos. A una velocidad de 100 km/h, en ese tiempo habremos recorrido 113 metros. Según las conclusiones de diversos estudios de investigación, fumar mientras se conduce multiplica por 1,5 el riesgo de sufrir un accidente,
  • El sueño y la fatiga son dos factores de riesgo muy desconocidos y a la vez muy implicados en la accidentalidad vial: alcances traseros, salidas de la vía, o ciertas invasiones del carril contrario contiguo son tipos de accidente muy frecuentes por estos factores.

¿QUÉ DICE LA LEY?

La Ley de Seguridad Vial considera infracción grave conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación, así como, conducir utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente a la conducción.

Estas infracciones suponen una sanción económica de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.