Un largo viaje con autonomía y coche eléctrico ¿Es posible?

A día de hoy, la gente sigue teniendo la duda de si viajar por España con autonomía y coche eléctrico es posible o, por el contrario, supone una aventura que muchos no están dispuestos a asumir. Por eso hemos buscado un trayecto que la mayoría conoce y con una distancia lo suficientemente larga como para que la comparativa entre el vehículo eléctrico y el de combustión no quede limitada a rutas del entorno donde nos movemos habitualmente.

CLICK en la imagen para visualizar el video

La persona que se ha puesto al volante del Porsche Taycan (la versión de entrada a la gama) es Pau Soler, responsable en España de Porsche Experience y un habitual de ese recorrido entre la Ciudad Condal y la capital, que realiza varias veces al año por motivos de trabajo. “Esta vez quería recopilar todos los datos posibles sobre tiempos de viaje, de carga de batería y de toda una serie de detalles relevantes, para que la gente conozca de primera mano la realidad de los vehículos eléctricos”, comenta Pau.

Pau no solo ha comprobado todas las excelencias del Taycan durante varias horas seguidas, sino también cuál es la situación de la infraestructura de carga en un viaje largo y cómo se comporta el Taycanen cuanto a la perspectiva autonomía y coche eléctrico, frente a postes de carga de diversa tipología y potencia. Ya nadie duda que los coches eléctricos son ideales para la ciudad, pero, ¿será válido un Taycan para viajar con tranquilidad y sin alargar el tiempo del recorrido respecto a los modelos de combustión? La respuesta a esta pregunta va a quedar claramente desvelada en este artículo.

Porsche Taycan, ruta Madrid-Barcelona-Madrid, 2021

Autonomía y coche eléctrico son conceptos que no siempre han sido compatibles. La preocupación principal de quienes consideran la compra de un coche eléctrico son la autonomía y la carga, especialmente en largos recorridos por carretera. Un viaje de ida y vuelta entre Madrid y Barcelona resulta muy adecuado para poner a prueba ambas variables. Posiblemente se trate del trayecto superior a 600 kilómetros que más personas recorren en la península ibérica y no son pocos los conductores que lo realizan varias veces al mes. Además, en estos tiempos inciertos muchas personas prefieren utilizar su propio coche en lugar de transportes públicos.

La cuestión del tiempo es, precisamente, decisiva para algunos conductores, especialmente los que realizan viajes de trabajo por carretera. “No para mí”, aclara Pau. “Tratar de ganar tiempo en un viaje largo por carretera puede ser desde inútil hasta peligroso. Hay dos formas de intentarlo: una, eliminar o acortar paradas; la otra, llevar un ritmo más alto del normal”.

Como explicábamos anteriormente, esta ruta con el Porsche Taycan se ha planteado de una forma a la ida y de otra a la vuelta para comprobar la relación de autonomía y coche eléctrico Desde Madrid a Barcelona, con una sola parada larga; de Barcelona a Madrid, con dos cortas. Y, en ambos casos, sin sobrepasar el límite de velocidad legal en España. Es decir, con un crucero de 120 km/h, salvo en los tramos donde ese límite es aún menor y, naturalmente, al entrar en una ciudad.

En ese recorrido de Madrid a Barcelona, durante la parada para comer en Zaragoza (aproximadamente la mitad de camino), el Taycan se estuvo cargando en Centro Porsche Zaragoza durante una hora, enchufado a un cargador de corriente continua de 50 kW de potencia. En ese lapso, el estado de carga pasó del 26 al 81% y la autonomía de 105 a 318 kilómetros. La velocidad media final del recorrido, sin contar la parada, fue 102 km/h y el consumo de energía de 19,81 kWh/100 km. El Taycan llegó al punto de destino en Barcelona con un 13% de batería y 52 kilómetros de autonomía.

“En el recorrido de vuelta paré dos veces, como suelo hacer cuando viajo solo”, comenta Pau Soler. La primera parada fue en el kilómetro 119, en la estación Ionity de Vilasana, donde el Taycan estuvo 10 minutos cargando y el conductor aprovechó para tomar un tentempié. Con corriente continua de 270 kW, el Taycan pasó del 69 al 86% de batería e incrementó 65 km su autonomía. “La segunda parada fue en el kilómetro 400, en la estación Ionity de Ariza, para estirar las piernas, hidratarme y, como siempre, limpiar el parabrisas y los faros”. Con una carga de 15 minutos a 270 kW, el estado de la batería pasó del 10 al 70% y la autonomía de 37 a 272 kilómetros. Aunque esta segunda parada solo duró 5 minutos más que la primera, el incremento de autonomía ha sido muy superior. Ello se debe a que, en el primer caso, la batería ya estaba en un 69% de capacidad y, en el segundo, en el 10%. La carga es tanto más eficiente cuanto más bajo es el porcentaje inicial de la batería.