La venta de coches en España cierra 2020 con una fuerte caída del 32,3%

La venta de coches se ha visto condicionada en 2020 por la crisis social y económica provocada por la pandemia del COVID-19. Según informa ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones),  ha sido el factor determinante para cerrar este 2020 con una caída del 32,3%, con 851.211 unidades para todo el conjunto del año. No se registraban ventas por debajo del millón de unidades desde 2014, cuando las 855.308 unidades comercializadas representaron el inicio del fin de la crisis económica de entonces.

El último mes del año ha acumulado un total de 105.841 unidades matriculadas de turismos y todoterrenos, una cifra prácticamente igual en venta de coches al mes de diciembre de 2019. Ni siquiera la subida del impuesto de matriculación en el mes de enero y el fin del plan RENOVE han conseguido impulsar más las ventas, sostenidas por encima de las 100.000 unidades gracias al esfuerzo comercial de marcas, concesionarios y distribución. Las previsiones de ventas de coches para 2021 apuntan a un mercado por debajo del millón de unidades, aunque el primer trimestre se verá muy afectado por la subida del impuesto de matriculación en enero y el fin del plan RENOVE, con más de 200 millones de euros sin gastar.

Noemi Navas, directora de Comunicación de ANFAC, explicó que “a pesar de superar las 100.000 unidades vendidas en diciembre, como en 2019, 2020 cierra con una fuerte caída del 32% y una cifra de ventas cercana a las registradas en la crisis y deja un difícil entorno para el sector de la automoción en 2021. La recuperación, que depende de la evolución de la pandemia y de la crisis económica subsiguiente, se va a complicar por la subida del impuesto de matriculación en enero y el fin del plan RENOVE, que deja 200 millones de euros sin consumir, lo que va a dificultar aún más la renovación del parque. Pese a ello, desde el sector mantenemos nuestro compromiso con los objetivos de descarbonización, pero es necesario aclarar cuál es el modelo de movilidad que queremos para España y establecer medidas que favorezcan la progresiva transición hacia el vehículo cero emisiones y la necesaria renovación de nuestro parque automovilístico, manteniendo nuestro empleo y producción, ahora y en 2030.”