KIA compara los costes totales de sus coches híbridos, híbridos enchufables y eléctricos

Las tres tecnologías de electrificación más eficientes que se aplican a los coches híbridos, híbridos enchufables, y eléctricos  ofrecen algunas ventajas económicas, que se han visto mejoradas con las ayudas a la compra del plan integral de apoyo del Gobierno al automóvil.

El fabricante de automóviles coreano KIA nos ofrece un detallado estudio sobre el coste total de un vehículo cuando ha realizado 100.000 Km. sobre la base de un ejemplo real  de su modelo  Niro.

¿Qué diferencias de coste total hay entre un Kia Niro híbrido, híbrido enchufable y eléctrico?

Al calcular el coste total que un automóvil representa para un usuario, hay que tener en cuenta, además del precio de adquisición y los impuestos, el coste energético y de mantenimiento, el precio del seguro y la depreciación del vehículo.

Cuando se incluyen todos esos componentes en la coctelera, los precios de los coches electrificados se acercan más a los de los modelos convencionales. Pero, ¿qué diferencias de coste total hay entre un híbrido, un híbrido enchufable y un eléctrico? Estas cifras se pueden comparar, número a número y en igualdad de condiciones, en el Kia Niro, el único SUV o crossover del mundo que ofrece estos tres sistemas de propulsión electrificados en un mismo modelo. Además, con más de 360.000 unidades del Niro circulando por el mundo (20.000 de ellas, en España), Kia ya dispone de un completo histórico de datos de estos modelos.

Precio

El coste de los coches con estos sistemas de propulsión es proporcional a la tecnología y al tamaño de las baterías que incorporan. Los precios difieren según el sistema elegido: después de aplicar todos los descuentos, desde 19.900 euros en el caso del Kia Niro híbrido Concept, desde 25.800 euros en el Niro híbrido enchufable y desde 31.200 euros para el e-Niro eléctrico.

A esto hay que sumarle las ayudas aprobadas de plan integral de apoyo del Gobierno al automóvil. Estos incentivos suponen hasta 5.500 euros para los coches eléctricos (e-Niro), hasta 2.600 euros para los híbridos enchufables con etiqueta CERO emisiones de la DGT (Niro PHEV) y de hasta 1.000 euros para los modelos con etiqueta ECO (Niro), siempre y cuando se entregue para achatarrar un coche con al menos 7 ó 10 años de antigüedad, según el plan de ayudas.

Mantenimiento

Los ciclos de mantenimiento del Kia Niro son parecidos, pero no idénticos en sus tres versiones. Y en todas se realizan cada 15.000 km o un año, lo primero que suceda. En los híbridos, los mantenimientos en los primeros 105.000 kilómetros se reducen a cambios de aceite y filtro de aceite, filtro de aire de motor, filtro del habitáculo y líquido de frenos. Además, se revisan el resto de componentes.

En el e-Niro el número de intervenciones se ve aún más reducido, ante la ausencia del motor de combustión interna; centrándose en el filtro del habitáculo, fluido refrigerante del sistema de alto voltaje y líquido de frenos.

Todos ellos disponen de frenada regenerativa, por lo que el desgaste de los frenos es inferior que en cualquier vehículo convencional. En el e-Niro este efecto es más acusado, con una reducción de la aplicación de los frenos de hasta un 80%. Dependiendo del conductor y de la forma de conducción, no sería nada extraño que las pastillas de freno delanteras no tuvieran que ser sustituidas en los primeros 100.000 kilómetros.

El coste de mantenimiento de los Niro híbridos para 105.000 kilómetros (6 revisiones, cada 15.000 kilómetros) es de 1.327 euros, cifra que se reduce a 894 euros en el e-Niro. KIA ofrece para todos ellos el mantenimiento incluido para los 3 primeros años con el servicio “Kia Maintenance”, con un coste de 401 euros en los híbridos y de 307 euros en el eléctrico (Sin IVA).

Coste energético

La energía necesaria para mover un coche supone el coste más elevado a lo largo de la fase de utilización de su ciclo de vida. Y aquí hay grandes diferencias entre las tres opciones de electrificación que abordamos en esta comparativa.

El más económico en este apartado es el Kia e-Niro, que solo consume electricidad y además dispone de un sistema de propulsión especialmente eficiente. Un e-Niro presenta un consumo medio (WLTP) de 15,3 kWh/100 km. Con una tarifa eléctrica de hogar económica *, hacer 100 kilómetros con este modelo tiene un coste de 1,15 euros de energía eléctrica. Recargar al completo la batería de 39,2 kWh de capacidad cuesta 2,95 euros.

La recarga de la batería de un Niro PHEV, de 8,9 kWh de capacidad, cuesta 0,67 euros. Este modelo presenta un consumo eléctrico de 12,2 kWh/100 km y un consumo de gasolina de 1,4 l/100 km. Su coste energético cada 100 kilómetros es de 2,85 euros: 1,93 euros de gasolina y 0,92 euros de electricidad (calculando que cada 100 kilómetros hace 49 –autonomía máxima eléctrica de este modelo- en modo eléctrico).

Un Niro híbrido no puede enchufarse y sus baterías (de 1,56 kWh) se autorrecargan con los sistemas de regeneración de energía, por lo que el único coste energético es de combustible. Con un consumo medio homologado de 4,8 l/100 km, hacer 100 kilómetros con este modelo cuesta 6,62 euros; y llenar su depósito de 45 litros de gasolina cuesta 62,1 euros.

Depreciación

Según algunos estudios, se prevé que los valores residuales de los vehículos eléctricos sean más elevados que los de sus equivalentes en diésel y gasolina debido al cambio en la oferta y la demanda. Por la novedad de estas tecnologías es imposible evaluar si habrá diferencias en la depreciación de un vehículo según la tecnología de electrificación que emplee.

Otros: impuestos, peajes, aparcamiento….

En materia fiscal apenas hay diferencias: la mayor parte los coches con etiqueta ECO y todos los 0 emisiones están exentos de pagar el impuesto de matriculación y disfrutan, además, de una bonificación de hasta el 75 por ciento en el impuesto de circulación, dependiendo del ayuntamiento.

Pero hay otros costes en los que podría incurrir un usuario en el uso habitual de su coche que sí pueden arrojar diferencias. Por ejemplo, a la hora de aparcar los coches de 0 emisiones pueden aparcar sin coste ni límite de tiempo en las zonas de estacionamiento regulado de muchas ciudades, mientras que los que tienen etiqueta ECO tiene un tiempo máximo y un descuento del 50% sobre la tarifa. En algunos peajes también hay diferencias. En el caso de Cataluña, los híbridos e híbridos enchufables tienen un descuento del 30%, mientras que en los eléctricos es del 100%.

Por último, y más allá de los números, la gran diferencia de conducción entre estas tecnologías es si permiten, y durante cuánto tiempo, circular en modo completamente eléctrico. Esta experiencia de conducción, nueva para la mayoría de los usuarios, suele ser muy satisfactoria para todo tipo de conductores, por la sensación de desplazarse en silencio y con un empuje instantáneo, poderoso y fluido.

En un Niro híbrido, la conducción en modo eléctrico puro en carretera se reduce a periodos muy cortos de tiempo. Sin embargo, en un uso urbano, con constantes paradas y cambios de ritmo, el motor de combustión permanece mucho más tiempo apagado. El Niro PHEV ya permite disfrutar de una conducción cien por cien eléctrica en todos los entornos, hasta 120 km/h y con una autonomía máxima de 49 kilómetros. El e-Niro no ofrece la experiencia de conducción convencional del motor de combustión, pero su conducción eléctrica es más potente.

A continuación presentamos la tabla  comparativa con los datos publicados arriba resumidos.