El futuro de la movilidad en las ciudades ya tiene siglas: VMP

VMP son las siglas que identifican un vehículo de una o más ruedas dotado de una única plaza y propulsado exclusivamente por motor eléctrico y según normas de la DGT,  su velocidad máxima no debe superar los 25 Km/h.  Los Vehículos de Movilidad Personal, desde el pasado mes de diciembre, son considerados vehículos a todos los efectos y sus conductores están obligados a cumplir las normas de circulación, como el resto de conductores de coches y motos.

Entre las normas, hay que recordar que los conductores de estos vehículos están sometidos a las mismas tasas máximas de alcohol permitidas por la Ley de Seguridad Vial, así como a la prohibición de conducir con presencia de drogas en el organismo. Tampoco pueden llevar auriculares puestos, ni hacer uso del móvil o cualquier otro dispositivo mientras van conduciendo.
Además, estos vehículos no pueden circular por las aceras y tienen prohibida la circulación en vías interurbanas, travesías, autopistas, autovías o túneles urbanos.

Todas estas novedades responden a la entrada en vigor hoy del RD 970/2020 por el que se modifica el Reglamento General de Vehículos y el Reglamento General de Circulación, textos normativos que se aprobaron en Consejo de Ministros el pasado 10 de noviembre de 2020.

Los VMP se comercializan como scooters o patinetes eléctricos, bicicletas eléctricas, monopatines eléctricos, monociclos y/o hoverboards. Traen consigo una serie de transformaciones profundas y necesarias que deben desarrollarse paralelamente a su creciente uso, como por ejemplo la regulación de la normativa y legislación de seguridad vial o las infraestructuras de las ciudades, que deberán adaptarse a esta nueva forma de moverse.