Cómo evitar la costosa rotura de la correa de distribución

De invertir una media de 500 € en hacer la sustitución a tiempo a tener que gastar hasta  5.000 € en una gran reparación, este es el coste del mantenimiento de la correa de distribución, un elemento del motor al que se le debe prestar especial atención.Imprescindible llevar al día las revisiones prescritas por los fabricantes o aconsejadas por los talleres de confianza.

correa de distribución

La rotura de la correa de distribución es una de las averías más caras de reparar, que a veces se produce de forma inesperada, y que casi siempre se podría evitar. El taller de coches Talleres Murillo expone qué pasa si se rompe la correa de distribución, un elemento de los motores de combustión interna que sincroniza la rotación del cigüeñal y del árbol de levas en la cabeza de los cilindros.

¿Qué es la correa de distribución?

La correa de distribución es uno de los métodos más comunes de transmisión de la energía mecánica entre un piñón de arrastre y otro arrastrado, mediante un sistema de dentado mutuo que poseen tanto la correa como los piñones, y que impide su deslizamiento. Generalmente es una correa de goma o de caucho reforzado y es muy frecuente en motores diésel de 4 tiempos. Es la responsable de que el movimiento entre pistones y válvulas sea el correcto, ya que los sincroniza. Su misión es cerrar y abrir las válvulas del motor en el momento propicio, durante el proceso de admisión y escape de cada uno de los cilindros del vehículo. En resumen, transmite el movimiento desde el cigüeñal hasta el árbol de levas.

Este sistema apareció por primera vez en 1945 en Estados Unidos para un coche de carreras construido por el piloto y empresario Bill Devin y se democratizó en los años 60 con el motor Fiat Twin Cam, que se produjo en serie y que contaba con esta transmisión por correa. Hay tres tipos de correas, de los cuales en la actualidad el más usado es el tipo OHC (OverHead Cam), frente al tipo OHV (OverHead Valve) y el tipo SV. El OHC hace que la apertura y el cierre de las válvulas sea más precisa, aunque su coste y su mantenimiento son mayores, debido a su diseño. Es por ello que hay que tener muy en cuenta la posibilidad de una rotura.

Consecuencias de la rotura de la correa de distribución

Si se rompe la correa de distribución, lo más probable es que se rompa parte del motor, lo que hace que la avería sea muy cara, pues ya no solamente implica solucionar la rotura de la correa, sino que afectará al complejo sistema de árbol de levas e incluso pistones o cilindros.

Como término medio, la reparación de la avería suele rondar entre los 1.500 y 2.000 €, aunque en algunos casos más extremos puede llegar hasta los 5.000 €, según los daños colaterales de la rotura cuando el motor está en funcionamiento. Es una cifra tan elevada que cuando se rompe la correa de distribución y la reparación alcanza estos precios hay quien se plantea no realizar la reparación y comprarse un coche nuevo.

Pero, ¿se puede hacer algo para evitar la rotura de la correa y este dispendio? La respuesta es sí, en muchos casos.

Vida útil de la correa de distribución

La mayoría de los fabricantes de vehículos ofrecen una vida útil de la correa de distribución de alrededor de unos 100.000 kilómetros de media, pero esta es una cifra que puede depender del uso que se le ha dado al coche: si se han hecho trayectos interurbanos o prioritariamente por ciudad, la vida útil de la correa se puede acortar hasta un 20 %.

Síntomas para saber cuándo cambiar la correa de distribución

Antes de su rotura, se pueden notar en el vehículo algunos avisos que indican que la correa está en mal estado. Conviene estar atento a:

  • Un ruido que viene del motor, como de tic-tac, que también puede ser debido a una presión de aceite baja o a escasez de lubricación y que, por lo tanto, debe ser revisado por el taller.
  • Son bastante comunes también las fugas de aceite.
  • La mecánica del motor fallará y al estar a punto de romperse la correa, no permitirá que los cilindros trabajen en los tiempos que deberían, lo que causará fallos en la ignición, dificultando el arranque. Finalmente, el motor no arrancará.

Por lo tanto, es imperativo estar atento y escuchar con atención el motor de nuestros coches, ya que uno se puede ahorrar más de un disgusto que podría evitarse fácilmente.

Las claves en definitiva para prevenir esta avería son hacer las revisiones pertinentes y seguir todas las recomendaciones de los fabricantes. Ante cualquier sospecha, lo más sensato es visitar el taller de confianza lo más pronto posible para salir de dudas.En este artículo sobre la puesta a punto del coche te explicamos todo lo que se debe revisar y lo que puede fallar. Como se suele decir, más vale prevenir que curar.