EL COCHE SOLAR MÁS EFICIENTE DEL MUNDO

Berkeley solar car at American Solar ChallengeA pesar de lo vanguardista del planteamiento de la película “Regreso al futuro” que cumple su 30 aniversario este año no podía imaginar un coche funcionando gracias a la energía del sol aunque sí con materiales más extraños como polvo de nubes o basura.

En los últimos años son varias las apuestas con más o menos fortuna por conseguir una alternativa/s viables al vehículo convencional de combustión. De momento la que gana más enteros es el uso de la electricidad considerando esta opción con mejor proyección comercial aunque no hay que desdeñar otras como el hidrógeno o la propia energía solar.

Con el objeto de demostrar que los vehículos solares también pueden competir en las circunstancias más complejas se ha celebrado la World Solar Challenge 2015 . Una carrera de 3.000 kilómetros que recorrer sólo con el impulso de la energía del sol y que busca además el espectáculo con la presentación de espectaculares modelos.

Desde Darwin a Adelaida la carrera cruza algunas de las zonas más remotas de Australia enfrentándose a un clima seco y caluroso, razón sine qua non para que el coche funcione con normalidad.

Los participantes venidos desde todas las partes del globo terráqueo destacaban por unos perfiles variopintos, en algunos casos alejados por sus profesiones del motor, aunque aficionados en la materia. Por ejemplo, una cantante de ópera usaba el canto para aliviar los momentos de estrés durante la carrera “Si ocurre algo importante o algo en relación al coche, siempre voy a cantar. Y eso es genial porque así liberó mis emociones.”

Otra de las competidoras, Matylda Stefanowska, se definía de la siguiente forma “Soy una gerente de negocios, no soy exactamente una  ingeniera mecánico o eléctrico.” Precisamente un rasgo distintivo ha sido la cuantiosa presencia de las mujeres en competición.

La carrera que tuvo su primera idea en el 1982 a partir de la iniciativa de dos pioneros solares como Hans Tholstrup y Larry Perkins, quería explorar los límites de esta fuente energética aplicada al motor. Ya en el 1987 se inauguró  el World Solar Challenge mostrando el desarrollo de la tecnología automotriz avanzada y el deseo de promover alternativas a los motores de los vehículos convencionales. Entre las bases de la competición es construir el vehículo con la dificultar de no emplear más de seis metros cuadrados de paneles solares.

Leave a Reply