Cómo y dónde pedir el informe de la DGT de un vehículo

El informe de la DGT de un vehículo registrado en la Dirección General de Tráfico se puede pedir online en la sede electrónica de la DGT siempre que se disponga de un certificado digital o cl@ve y de un ordenador, tablet o móvil, bien configurado para cumplir con los requisitos establecidos por la plataforma de la sede electrónica de la DGT.

Si no se cuenta con un certificado digital o si no se quiere o no se sabe configurar y verificar el dispositivo a utilizar, siempre se puede pedir el Informe de la DGT del Vehículo a un Gestor Colegiado Administrativo. El Gestor puede aclarar si no hay problema para realizar la transferencia del vehículo, tras la compra, o cualquier otra duda sobre los datos que figuren en el Informe.

El Informe se puede pedir también de forma presencial en una oficina de la DGT, pero resulta poco operativo al requerir de cita previa y desplazamiento. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la cita previa en la DGT, desde el 1 de marzo de este año, está reservada solo para particulares y que puede demorarse bastante en algunas oficinas.

A día de hoy, las empresas se ven obligadas a realizar todos los trámites con la DGT por internet con certificado electrónico. La otra alternativa sería la de hacerlos en una gestoría de forma más cómoda, y sobre todo, más rápida.

En qué momento hay que pedir el Informe DGT de un Vehículo y cuánto cuesta

El Informe DGT hay que pedirlo siempre justo antes de adquirir el vehículo. De esta forma se evitará la posibilidad de que se produzca cualquier posible incidencia entre la fecha de compra del vehículo y la del Informe.

El informe tiene un coste de 8,59 € (año 2021) si se solicita en sede electrónica de la DGT con certificado digital o cl@ve o de 12,49 € a 20 € si se pide a una gestoría. En este último caso, no se necesita certificado y se puede saber con mayor seguridad si hay algún impedimento para que se pueda realizar el cambio de titularidad del vehículo.

El Informe de la DGT, indica si el vehículo tiene cargas o gravámenes, sanciones atribuibles al propietario, el historial de titulares, los resultados de las ITV, si ha estado dado de baja de forma temporal o definitiva, si ha sido robado, los datos técnicos, y mucha más información útil.