CÓMO TRANSPORTAR LAS MASCOTAS EN EL COCHE

perro en el cocheQuien tiene un animal de compañía lo sabe, tanto es el cariño que se toma a las mascotas que resulta inevitable tratarle como un miembro más de la familia. Por lo que es lógico preocuparte por su bienestar y también contar con su compañía a la hora de organizar una escapada.

Durante estas semanas de verano la operación salida se vuelve tónica habitual para millones de familias que viajan juntas y revueltas en el coche sin separarse por ello de sus animales. Sin embargo, y siempre velando por la propia seguridad, la planificación de este viaje exige saber de antemano cómo vamos a transportar a nuestra mascota.

Pese a que no existen especificaciones sobre el tema el Reglamento General de Circulación explica que el conductor del vehículo “está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción” añadiendo que “deberá cuidar especialmente de mantener la adecuada colocación y animales transportados”.

De otro lado, la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a Motor y Seguridad vial hace una serie de consideraciones perfectamente aplicables al transporte de animales como cuando los agentes de tráfico pueden proceder a la inmovilización del vehículo en caso de que “las posibilidades de movimiento y el campo de visión del conductor del vehículo resulten sensible y peligrosamente reducidas por el número o posición de los pasajeros o por la colocación de los objetos transportados”. En este artículo la DGT ofrece información con más detalles.

No hay que perder de vista que transportar un animal es una responsabilidad añadida, valorando además lo imprevisible que a veces pueden ser los animales por muy bien educados que estén. No obstante si tomamos las medidas oportunas tampoco debería ser un impedimento.

Existen una amplia variedad de accesorios pensados específicamente para el correcto transporte de la mascota en el coche. Porque entre las opciones en ningún caso es válida la idea de dejar, por ejemplo,  suelto al perro, sentado o tumbado detrás del conductor. En caso de accidente las consecuencias para conductor y animal serían muy graves.

Pero hasta llegar a este extremo podemos evitarlo, por ejemplo, con arneses que sujetan a las mascotas encajando el dispositivo con el broche del cinturón de seguridad. Existe la posibilidad de uno, o mejor, dos enganches, y aunque en colisiones a poca velocidad son eficaces no así cuando son mayores ya que el perro o gato puede salir despedido.

Una de las mejores es el trasportín colocado en el suelo del vehículo pues al tiempo que reducen la movilidad del animal y puede favorecer el sueño. En caso de accidente la energía del impacto se absorbe pronto. De la misma manera cuando el animal es de mayor tamaño se puede ubicar el trasportín en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha.

Otra opción es la rejilla divisoria colocada entre los pilares de la estructura del coche y que separa la cabina del maletero. La ventaja es que otorga libertad de movimiento a la mascota sin que moleste al conductor pero tiene la contrapartida que en caso de colisión el animal puede sufrir lesiones muy graves. Por esta razón se aconseja combinarlo con el trasportín.

Si por un casual no tuviéramos – por razones de espacio u otras – la posibilidad de transportar nuestra mascota siempre podemos recurrir a las muchas empresas de transporte pensadas solo para mascotas como www.baggagepets.com que se encargarán de realizar el traslado del animal en cualquier punto del ámbito nacional e incluso internacional.

Leave a Reply