Bosch y Ford colaboran para solucionar el reto del aparcar

Mucha gente disfruta conduciendo… hasta que llega la hora de aparcar. ¿Por qué no dejar que aparque el propio coche? Ford Motor Company, Bedrock y Bosch están poniendo en marcha un proyecto con vehículos de prueba Ford conectados que pueden conducir y aparcar ellos mismos en Detroit.

“Nos esforzamos por estar a la vanguardia de las iniciativas de estacionamiento y movilidad en Detroit porque reconocemos la importancia de la interconexión entre los edificios y la movilidad”, cuenta Heather Wilberger, jefa de información de Bedrock. “Además de reducir drásticamente el tiempo de estacionamiento, vemos esta solución como el primer paso para traer el estacionamiento automatizado a nuestra ciudad, proporcionando la máxima comodidad para nuestros inquilinos, visitantes, vecindarios y residentes”.

Los vehículos de prueba conectados de Ford funcionan de forma altamente automatizada por medio de la comunicación vehículo-a-infraestructura (V2I) con la infraestructura de aparcamiento inteligente de Bosch. Los sensores de la infraestructura reconocen y localizan el vehículo para guiar su maniobra de aparcamiento, incluyendo la capacidad de ayudar a evitar peatones y otros peligros. Si la infraestructura detecta algo en la trayectoria del vehículo, puede detenerlo inmediatamente.

“Para Bosch, el servicio de aparcacoches automatizado reúne nuestra profunda experiencia transversal en movilidad y tecnologías de construcción para ofrecer una solución de infraestructura inteligente que mejora la vida cotidiana”, cuenta Mike Mansuetti, presidente de Bosch en Norteamérica. “Esta tecnología permite a los usuarios ver el beneficio de una tecnología altamente automatizada cuando el vehículo se encarga de una tarea como es el estacionamiento en un garaje”.

Al llegar al garaje, el conductor dejará el vehículo en una zona designada y utilizará una aplicación de teléfono inteligente para enviar el vehículo a una maniobra de aparcamiento automatizada. Los conductores también utilizarán la aplicación para solicitar la devolución del vehículo a la zona de recogida designada, agilizando la experiencia de aparcamiento y eliminando la responsabilidad de encontrar el vehículo al volver al garaje.