8 preguntas con respuesta imprescindibles para pasar a la movilidad sostenible

La manera de desplazarse en el día a día está cambiando y la movilidad sostenible está siendo una pieza clave en el contexto social y la transformación de la movilidad. En este punto, los vehículos de energías alternativas (VEAs) están abriéndose camino frente a los de combustión, como es el caso de los eléctricos. Tanto es así que en 2020 las ventas de coches eléctricos se dispararon, aumentando en un 81,3% con respecto al año anterior, según datos de la ANFAC.

Ante un panorama todavía confuso para el consumidor, con motivo de la Semana de la Movilidad, Northgate ha creado una Guía en la que se pretenden resolver algunas de las cuestiones más frecuentes que rodean a la movilidad eléctrica, entre las que destacan las siguientes claves:

  1. La movilidad sostenible ¿Es una opción cara?
    El coste de los coches eléctricos siempre ha sido una barrera para el comprador, sin embargo, la situación se está revirtiendo. El precio de estos vehículos para 2025, según el informe de Bloomberg NEF para la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente, será un 36% más bajo que el de los vehículos de combustible fósil.
  2. ¿La autonomía será suficiente para los trayectos diarios?
    Según un estudio de la Agencia Internacional de la Energía la autonomía media de los coches eléctricos a la venta en la UE ha pasado de ser de 211 kilómetros en 2015 a 338 kilómetros en 2020. Ahora bien, aunque existen grandes discrepancias en la autonomía de este tipo de vehículos dependiendo del modelo, esta autonomía sería suficiente para los trayectos cotidianos. Por ejemplo, en una ciudad como Madrid, según la última Encuesta Domiciliaria de Movilidad, la distancia de los traslados en vehículo privado se situaba en torno a los 9,3 km diarios de media, ascendiendo a 13,2 km en la corona regional.
  3. ¿Cuánto cuesta la recarga?
    El precio puede oscilar dependiendo del lugar de recarga (un punto público o el hogar), y el consumo del propio vehículo eléctrico. No obstante, se puede afirmar que con un vehículo eléctrico se puede recorrer 100 km por 2 euros, en el caso de la recarga doméstica. Si se compara el coste medio de uso de los automóviles en función de su fuente de energía, según el Ministerio para la Transición Ecológica, el coste medio de la recarga doméstica de un vehículo eléctrico para 100 km está en los 2,27 euros, frente a los 6,16 euros que supondría una recarga rápida, y los 7,76 euros que costaría realizar ese trayecto con un coche de gasolina.
  4. ¿Dónde se podrá cargar el vehículo?
    La instalación de cargadores eléctricos en un domicilio o empresa es La manera de desplazarse en el día a día está cambiando y la movilidad sostenible está siendo una pieza clave en el contexto social y la transformación de la movilidad. sencilla. No obstante, es importante que un profesional homologado realice la instalación para asegurar el cumplimiento de la normativa obligatoria. En el caso de que sea un garaje comunitario, no es necesario ningún tipo de permiso, solo notificarlo a la comunidad de vecinos. Si lo que preocupa es cargar el vehículo en el exterior, actualmente en España hay un punto de carga por cada 11 vehículos eléctricos, pero el objetivo en los próximos años es alcanzar los 120.000 para cumplir con el Pacto Verde Europeo, que pretende disponer de un millón de puntos de recarga en la UE para el año 2025.
  5. ¿Cuánto tiempo se necesita para recargarlo?
    La carga que se realiza en el entorno doméstico es la más lenta, consigue cargar el 80 % de la batería del vehículo en entre 5 y 8 horas. Por otro lado, existen soluciones semi rápidas en puntos de recarga públicos y privados gratuitos, donde el tiempo de carga puede variar entre 1 y 3 horas. Los puntos rápidos, disponibles en estaciones de servicio y electrolineras, consiguen reducir ese tiempo a entre 5 y 30 minutos.
  6. ¿El mantenimiento es más costoso?
    Mantener vehículos eléctricos de movilidad sostenible, generalmente, a ser más sencillo, ya que cuenta con elementos que son menos susceptibles al deterioro, lo que se traduce en hasta un 30% de ahorro respecto a un vehículo de combustible, así como una probabilidad menor de avería. Aun así, se deben revisar periódicamente algunos elementos como el sistema de frenado, los amortiguadores, o los neumáticos entre otros. Asimismo, hay que tener en cuenta que la batería experimenta desgaste y que será necesario reemplazarla tras 10 o 12 años.
  7. ¿Qué ayudas existen para el vehículo eléctrico?
    El pasado abril se aprobó el Plan Moves 3 con el que el Gobierno pretende fomentar y facilitar la implantación de la movilidad sostenible en el territorio español, que contempla una serie de ayudas que no solo están disponibles para quienes deseen adquirir un vehículo en propiedad, también para quienes opten por un modelo de renting, siempre y cuando se trate de un contrato de plazo mínimo de dos años.
  8. ¿Hasta cuándo se podrá utilizar un coche de combustible fósil?
    El pasado abril la Comisión de Transición Ecológica aprobó el proyecto de Ley de Cambio Climático, gracias al cual se pretende que, para 2050, España sea neutra en carbono gracias a la movilidad sostenible. Para conseguir este objetivo, el primer punto de partida es poner fin a la venta de coches dotados de motores de combustión por lo que, a partir de 2040 no se podrán adquirir vehículos de gasolina, diésel o incluso híbridos. Esto, unido a la obligatoriedad por esta misma ley, que plantea la existencia de zonas de bajas emisiones en urbes de más de 50.000 habitantes y que ya existe en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valladolid o Valencia, hace que los vehículos tradicionales tengan sus días contados.