7 consejos para conducir en otoño

El otoño en España es una estación con cambios bruscos de las condiciones metereológicas.  Para evitar accidentes los conductores deberán prestar especial atención al estado de sus vehículos y a la conducción en episodios de clima adverso.

 

La Dirección General de Tráfico publica una serie de consejos a seguir que pueden evitar accidentes, especialmente en otoño:

  1. Revisa tu automóvil.
    El buen estado del vehículo es capital para la seguridad al volante, por ello si queremos evitar imprevistos ningún elemento debe pasarse por alto. Vigila especialmente los neumáticos. Es muy importante que los neumáticos de nuestro vehículo estén en buen estado, sobre todo la presión, porque son el elemento que está en contacto con el asfalto cuando vamos circulando. Su desgaste o una presión incorrecta puede provocar serias averías en el vehículo. Además, cabe recordar que un mantenimiento regular es esencial no solo para nuestra seguridad y el buen funcionamiento del coche, también para alargar su vida y rendimiento.
  2. Infórmate de la previsión meteorológica antes de salir
    Estarás mejor preparado si sabes de antemano qué circunstancias te vas a encontrar en la carretera, podrán anticiparte a los peligros, buscar rutas alternativas, salir antes o retrasar la salida.
  3. Usa las luces de cruce cuando notes una disminución de la luminosidad
    Con la llegada del otoño las horas de luz se reducen haciendo que circulemos más tiempo con menos visibilidad. Es importante recordar que debemos utilizar las luces de cruce cuando notemos esta bajada de luminosidad y, de ser necesario, utilizarlas también durante el día.
  4. Ojo con el acuaplanin
    El acuaplanin se produce cuando el neumático del vehículo no es capaz de evacuar el agua depositada en la calzada, haciendo patinar al automóvil por perder totalmente la adherencia. Esto suele producirse –además del por el exceso de lluvia– por un escaso dibujo en el neumático o por circular demasiado deprisa.
  5. Atención a las hojas en la carretera
    Cuando circulemos por zonas boscosas o con vegetación, o incluso en las propias ciudades con calles muy arboladas, debemos prestar atención a la presencia de hojas sobre la calzada. Si no se retiran del asfalto, las hojas caídas pueden convertir una frenada en un derrape por la falta de agarre de los neumáticos. Igualmente, tras un episodio de lluvia, las hojas retienen el agua y pueden resultar tan peligrosas y deslizantes como el hielo.
  6. Cuidado con los animales
    Los atropellos a animales y accidentes a causa de intentar esquivarlos son significativamente más altos durante la temporada de otoño. En concreto se producen al amanecer y el atardecer, y ocurren porque los conductores tratan de esquivar al animal demasiado tarde y a velocidad inadecuada. Si conduces dentro de barrios o en entradas rurales, ve con precaución y presta atención a su posible presencia.
  7. Evita la fatiga
    Desplazarnos en carretera bajo condiciones meteorológicas desfavorables aumenta la tensión nerviosa y la fatiga visual provocando una disminución de la atención y aumentando el riesgo de accidente. Por ello, especialmente en trayectos largos, es importante detenerse cada dos horas o, siempre que se observe fatiga o somnolencia. Para combatirla recomendamos: no hacer comidas abundantes si tenemos, beber agua con frecuencia aunque no se tenga sed, y realizar ejercicios de estiramiento de articulaciones cada vez que el conductor baje del coche.