En 2018 fallecieron 1.806 personas en accidentes de tráfico, 24 menos que el año anterior

El año pasado se produjeron en España 102.299 accidentes de tráfico con víctimas, en los que perdieron la vida 1.806 personas y otras 138.609 resultaron heridas, de las cuales 8.935 requirieron ingreso hospitalario.

Estas cifras han sido presentadas a inicios de este mes de julio por el director general de tráfico, Pere Navarro, haciéndolas coincidir con el cambio de quincena en la que miles de ciudadanos comienzan sus vacaciones estivales y optan por el vehículo para sus desplazamientos.

Los datos presentados son cifras consolidadas a 30 días y por tanto definitivos de la accidentalidad vial en España, en los que se incluyen los siniestros ocurridos en 2018 tanto en vías interurbanas como en vías urbanas.

Navarro ha destacado que “es cierto que se han producido 24 fallecidos menos que el año anterior, pero son muy pocos, de ahí que tengamos que seguir implementando medidas que verdaderamente supongan un freno a la accidentalidad y esos esfuerzos hay que centrarlos en las carreteras convencionales, velocidad, distracciones y mayores”.

A continuación destacamos los datos más significativos presentados por el director general del tráfico.

  • Aumentan un 1,9% los desplazamientos de largo recorrido, un 7% las matriculaciones de vehículos y un 23% las expediciones de permisos de conducir.
  • Suben un 5% los fallecidos en autopistas y autovías y baja en convencionales, donde se siguen registrando el 75% de los fallecidos en vías interurbanas.
  • Los usuarios vulnerables son ya el 48% del total de fallecidos en accidente de tráfico, un 2% más que el año pasado.
  • Se incrementan en un 45% los atropellos mortales en vías interurbanas, pasando de 103 a 149 los peatones fallecidos.
  • Aumenta el número de fallecidos de más de 65 años, que son el 19% de la población, el 27% de los fallecidos y superan ya a todos los fallecidos en accidente de tráfico en ciudad.
  • Las distracciones se mantienen como el principal factor concurrente en los accidentes mortales.