Peligro: hielo en la carretera

Mostramos en este artículo una serie de consejos para conducir en carreteras en las que el hielo puede aparecer en esta época del año. Es frecuente que las temperaturas desciendan bajo cero sobre todo en la noche y en las carreteras interiores, alejadas de la costa.
Como destaca la Dirección General de Tránsito (DGT), es imprescindible estar atento a las circunstancias ambientales para identificar la posible presencia del hielo.
En este vídeo se muestran las más relevantes:

CLICK en la foto para visualizar el vídeo

La adherencia sobre el hielo es mucho más crítica que sobre la nieve; conviene prestar atención a las zonas donde es más habitual, como lugares sombreados, resguardos orientados al norte y puentes sobre ríos; y tener en cuenta que, al derretirse la nieve, el agua que se desliza por el asfalto en las zonas peraltadas puede helarse al caer la noche.

En condiciones de adherencia mínima se debe reducir la velocidad y extremar la suavidad para manejar el volante. Cuando la temperatura exterior baja a tres grados centígrados mantenerse alerta y desconfiar, porque podría haber placas de hielo. Aunque la temperatura esté por encima de 0º; en caso de pisar una placa de hielo, soltar suavemente el acelerador y girar despacio el volante; y si se ha de frenar, hacerlo también con suavidad (salvo si disponemos de ABS) para no bloquear las ruedas.

Atención al ‘’hielo negro’’

Se denomina hielo negro a una fina capa de hielo vidrioso, no es verdaderamente negro, pero al ser transparente muestra el asfalto ‘’negro’’ que lo sostiene.

El hielo negro se puede formar cuando la temperatura ambiente está a varios grados sobre el punto de congelación del agua, cuando el aire se calienta rápidamente después de un frío prolongado. Es uno de los motivos por el que es tan peligroso, nuestra atención se relaja al subir la temperatura y ya no esperamos encontrar las peligrosas placas en las curvas.