Los nuevos mini-radares velolaser de la DGT son indetectables

Durante la pasada  Semana Santa, la DGT ha puesto en funcionamiento los mini-radares Velolaser adquiridos el pasado mes de febrero.  Son más pequeños, ligeros y difíciles de detectar, se pueden montar en un trípode, e incluso anclarse en un guardarraíl.

La tecnología láser de estos dispositivos los hace indetectables para la mayoría de detectores e inhibidores, aunque recordamos que estos últimos no son legales. El precio estimado de 14.400  euros por dispositivo  se amortiza con las primeras 300 sanciones, por lo que no es descartable que terminen predominando sobre otros dispositivos más caros y que requieren instalaciones más complejas.

La empresa que comercializa el Velolaser, Invia Sistemas,  indica que estos dispositivos tienen unas características imbatibles, que detallamos a continuación,  tal como se publican en su web.

  • EFICACIA: Obtiene los mejores resultados en áreas urbanas sensibles (zona 30, colegios, parques, zonas infantiles, etc.).
  • EFICIENCIA: Gracias a su versatilidad puede trabajar utilizando los vehículos disponibles en cada momento (motocicletas, atestados, etc.), en vías poco accesibles y lo más importante, en un tiempo mínimo.
  • INNOVACIÓN: Es una solución sencilla, ingeniosa e innovadora que aporta una nueva manera de controlar la velocidad en una gran variedad de situaciones, tanto en vías urbanas como interurbanas.
  • VENTAJAS: En todas sus fases de utilización aporta importantes ventajas, lo que le convierte en un dispositivo para el control de la velocidad único en el mercado.
    • TRANSPORTE: Ligero, compacto y manejable, ideal para ser transportado en cualquier vehículo.
    • MONTAJE: Sencillo y rápido, en menos de un minuto está listo para operar con él.
    • AJUSTE: Fácil e intuitivo, gracias a su sencilla aplicación, utilizando dispositivos móviles sin cables (tablets, smartphones, PC portátil).
    • USO: Versátil, adaptable a todo tipo de situaciones gracias a su variedad de modos de utilización homologados y a su funcionamiento sin cables.