Las distracciones causan uno de cada tres accidentes mortales.

La distracción en la conducción es una de las principales causas de los accidentes de tráfico. Según informa la Dirección General de Tráfico (DGT),  en 2017, la distracción aparece como primera causa de los accidentes mortales en un 33 %, por delante de la velocidad (29%) y el alcohol (26%).

Por ello, entre los días 17 y 23 de septiembre la DGT realizó  una nueva campaña de vigilancia y concienciación de los peligros que suponen las distracciones al volante, adhiriéndose a la programada por la Organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL).

Por undécimo año consecutivo, personas con lesión medular de ASPAYM (Asociación de personas con Lesión Medular y otras discapacidades físicas) conciencian a los conductores en los controles de tráfico, dentro de la campaña de prevención de la lesión medular por accidentes que se desarrolla en colaboración con la Dirección General de Tráfico y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. En esta edición, los controles que se llevan a cabo sobre distracciones al volante, que es una de las principales causas de accidentalidad en nuestro país.

Para ello, personas voluntarias con lesión medular víctimas de un accidente de tráfico acompañan a los agentes de tráfico encargados de realizar los controles. En ese momento, el voluntario de ASPAYM se acerca al vehículo retenido, trasladándole el mensaje común de la campaña y demostrando las consecuencias y secuelas de los actos imprudentes.

Esta colaboración se llevará a cabo en: Albacete, Asturias, Baleares, Cádiz, Castilla y León (León, Valladolid, Palencia, Ávila y Burgos), Canarias, Córdoba, Cuenca, Galicia, Granada, Jaén, Madrid, Málaga, Murcia, Toledo, Sevilla, Comunidad Valenciana (Castellón, Alicante y Valencia).

La evidencia disponible indica que el uso del teléfono móvil durante la conducción aumenta de forma significativa (entre tres y cuatro veces) el riesgo de colisión.

Datos relevantes sobre la siniestralidad provocada por distracciones.

  • Las distracciones son la causa de 1 de cada 3 accidentes mortales.
  • Tras un minuto y medio de hablar por el móvil (incluso con manos libres) el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar.
  • La peligrosidad por un uso inadecuado del móvil puede llegar a ser equiparable a la conducción con exceso de alcohol.

Según se desprende de los datos del proyecto ESRA (Encuesta sobre Actitudes de los Usuarios de la Vía), realizada en 38 países,

  • El 56% de los españoles declara haber hablado por móvil “manos libres” durante la conducción en el último año (Media europea = 51%)
  • El 35% reconoce que lo ha hecho con un móvil “sin manos libres”
  • 36% de los conductores españoles reconoce que ha leído mensajes de texto alguna vez en el último año y el 26% que los ha enviado.