La Fórmula E

La Fórmula E es una categoría de competición de monoplazas eléctricos organizada por la Federación Internacional del Automóvil (FIA), creada con la intención de servir como laboratorio de investigación y desarrollo de vehículos eléctricos para promover y acelerar su popularidad.

La primera temporada de esta categoría se inició en septiembre de 2014 y finalizó en junio de 2015. McLaren fue el suministrador de los motores, transmisiones y sistemas electrónicos de todos los monoplazas, pero a partir de la segunda edición cada escudería monta su propio motor.

Según describe la FIA en su propia web,  la Fórmula E es disruptiva en el  mundo  del automovilismo, redefiniendo los límites de lo que puede ser un deporte a través de la fusión única de entretenimiento, sostenibilidad, tecnología e innovación.

Uno de los principios fundacionales de esta categoría es la de combatir el cambio climático ofreciendo vehículos eléctricos como solución a la contaminación del aire en las ciudades. Otro objetivo es  romper los prejuicios del mercado hacia los vehículos eléctricos promoviendo la tecnología e infraestructuras.  Esta categoría se convierte en un banco de pruebas para el desarrollo tecnológico sostenible que promueve que empresas líderes de la industria automotriz y otros sectores  vinculados, se interesen en abordar retos medioambientales.

Al enfatizar los valores ecológicos y tecnológicos, la Fórmula E está captando para el campeonato de coches eléctricos de la FIA más patrocinadores y equipos de primer nivel. Marcas como Porsche, Audi y Mercedes competirán en la Fórmula E en 2019 e incluso pueden plantearse abandonar otras competiciones para concentrar sus esfuerzos en esta categoría.

Otras ventajas competitivas a destacar de la Fórmula E  respecto a otras categorías como la Fórmula 1 son:

  • Las entradas cuestan una cuarta parte de lo que se paga en Fórmula 1.
  • Se celebra en circuitos urbanos como París, Hong Kong o Nueva York.
  • Está recibiendo un amplio respaldo del público.