Impulso a las energías renovables y a la sostenibilidad del vehículo eléctrico

El Vehículo eléctrico será la alternativa a los vehículos con motores de combustión térmica cuando solucione algunos problemas técnicos y de usabilidad. Los más importantes están relacionados  con su autonomía y  facilidad de recarga.

Por este motivo nos hacemos eco de un importante acuerdo entre la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico, AEDIVE, y la Asociación de Empresas de Energías Renovables, APPA Renovables. Estas entidades han suscrito un acuerdo de colaboración para fomentar el uso de electricidad renovable en el vehículo eléctrico. Para las dos asociaciones, la sostenibilidad en el transporte eléctrico debe incentivar medidas que aseguren una mayor participación de las energías renovables en el mix de producción  eléctrica y el incentivo del autoconsumo como una herramienta de reducir la dependencia energética en el transporte.

Energías renovables y movilidad eléctrica: una simbiosis perfecta

“El vehículo eléctrico y las energías renovables suponen el complemento perfecto: una mayor flota de vehículos eléctricos permitiría mejorar la gestionabilidad del sistema eléctrico y una mayor penetración de renovables hará al vehículo eléctrico realmente sostenible”, ha explicado Arturo Pérez de Lucía, director gerente de AEDIVE. “Si se dan las señales de precio adecuadas para que los vehículos eléctricos puedan recargarse en horas valle, se incrementará la eficiencia del sistema eléctrico y se asegurará una mejor integración de energías renovables, más aún si se impulsan puntos de recarga alimentados con estas energías. En ambas asociaciones estamos seguros de que la simbiosis entre renovables y vehículo eléctrico permitirá mejorar la eficiencia energética del sector transporte nacional”, ha declarado Pérez de Lucía.

El director general de APPA Renovables, José María González Moya ha resaltado también las ventajas que un impulso combinado de la generación renovable y el vehículo eléctrico tendrían para la sociedad. “Al impulsar el vehículo eléctrico estamos mejorando la calidad del aire en las ciudades, lo cual mejora la salud de sus habitantes, pero debemos ir un paso más allá y saber qué hay detrás del enchufe. Los objetivos de descarbonización y de porcentaje de renovables, hacen necesario reclamar que la electricidad que alimente a los vehículos eléctricos sea renovable en un alto porcentaje”, ha comentado González Moya. Según el director general de APPA Renovables, “hoy los costes de muchas renovables permiten una competencia real en precio y esto va a ir a más.

Adicionalmente, las energías renovables como la fotovoltaica pueden potenciar el autoconsumo y la generación distribuida para nuestro transporte, dotando al consumidor de mayor autonomía. Apostar por el vehículo eléctrico sostenible es también asegurarnos un precio del transporte controlado y barato”, ha concluido José María González Moya.

Los recientes anuncios de compañías como Volvo, cuyos vehículos contarán con algún tipo de motor eléctrico en solo 2 años; o de países como Francia, que en 2040 dejará de comercializar vehículos de gasolina o diésel; marcan un ambicioso calendario de adopción del vehículo eléctrico. La diferencia en sostenibilidad, seguridad de suministro, balanza comercial y precio, la marcará la forma de generación eléctrica que alimente a estos vehículos.